dimarts, 30 d’agost de 2016

1º en la TDS del ULTRA TRAIL DU MONTBLANC - UTMB



“He d’arribar, he d’arribar, he d’arribar, he d’arribar”... “tengo que llegar, tengo que llegar, tengo que llegar, tengo que llegar,..” Tienes a Depa dedicándote unas palabras en la meta, lo tienes a 7km", escuché desde mi izquierda. Marta volvía a estar en el último avituallamiento y yo con los ojos mirando fijamente a los bidones mientras los llenaba de agua lo más rápido posible. No paro de repetir lo mismo: “tengo que llegar”. Llevo más de 112km y los últimos 70km apretando un poco más de la cuenta. Las piernas las tengo muy tensas, llegan a fallarme por momentos pero desde hace rato la mente ha ganado la batalla a este problema físico. En Les Houches he recibido el ánimo de mucha gente, muchas caras conocidas que me han dado el último aliento para llegar hasta la meta a escasos 7km, vamos allá...!

La TDS (Sur les Traces des Ducs de Savoie) del Ultra Trail du Montblanc es la prueba más alpina de las que se disputa en Chamonix. Un total de 120km y 7250+, con salida desde Courmayeur y llegada a Chamonix. El Montblanc de fondo, un día radiante y mucho calor, este es el entorno que nos encontraremos el día de la prueba, pero hasta el momento tocará disfrutar. Llego a Chamonix en solitario 8 días antes de la carrera, merecidas vacaciones. Aprovecho para entrenar algunos tramos de la prueba y también para coincidir con buenos amigos, como Gediminas Grinius con el que comparto mi primera salida por montaña.
Relajadamente entreno por los maravillosos senderos e inumerables rutas que nos ceden los Alpes, como se nota que aún no ha llegado el día de la carrera. Entre tanto llega Marta para acompañarme en estas vacaciones y compartir más salidas y entrenamientos. El hecho de correr la TDS, que empieza un miércoles, permite correr la prueba y después tener 4 días de disfrute (sin presión) del ambiente de la UTMB. Se acerca el día y nos trasladamos a Courmayeur, pueblo desde donde se dará el pistoletazo de salida a las 6am del 24 de Agosto. Ya empiezo a estar nervioso a menos de 20h para la salida, así que vamos a recoger el dorsal, a pasar el control antidoping y a descansar, que bien temprano estaremos en pie.
Son las 4:15am y el despertador hace su función, ya estoy en pie! Nos cambiamos, preparamos todo y después de desayunar ya estamos en la línia de salida. Qué ganas de empezar!! La verdad que le tengo muchas ganas a la carrera ya que he podido ver algunos tramos y es realmente bonito, quiero llegar a Chamonix habiendo disfrutado mucho.
Elijo correr con bastones ya que me ayudarán en las largas subidas que nos vamos a encontrar, aunque los tenga que llevar hasta la meta (reglamento). También estreno la equipación que Compressport ha hecho para nuestro equipo, Empower by Privylife, y esto seguro que me da suerte. 
10, 9, 8... GO!! Empezó la TDS pero parece que la carrera es de 10km, empezamos bastante rápidos. Formamos un grupo en cabeza de 12 corredores potentes, cada uno buscando su ritmo y así nos vamos intercambiando posiciones en la primera subida larga hasta Lac Combal. Me siento cómodo subiendo, con fuerza, así que me apresuro en el avituallamiento para salir con un grupo de 3 corredores en cabeza. La subida posterior, la de Col Chavannes, nos lleva a 2590 metros de altitud, para después descender durante una prolongada bajada hasta Alpetta. Jessed Hernández se escapó en el ascenso y calculo que nos lleva 4 minutos, así que tal cual llegamos a Col Chavannes aprieto bajada abajo dejando atrás el grupo de perseguidores. Siento unos pasos detrás y es Yeray Durán, vamos a hacer pareja de ruta!
Con Yeray hay una bonita amistad, además de haber compartido un buen entrenamiento (Cavalls del Vent) previa TDS. Seguimos un buen ritmo de bajada y a lo lejos vemos a Jessed, va muy rápido. Pasamos por Alpetta, final de la bajada, al tiempo que tenía previsto, de momento vamos “On Time”. Llevamos 32km y el sendero hasta Col du Petit Saint-Bernard es complicado de correr. El sendero es estrecho y en subida, entre hierbas y bordeando un lago, pero llegamos al avituallamiento del km36 juntos y con el grupo de perseguidores algo descolgados (a 4 minutos). Me detengo para llenar los bidones ya que ahora viene la bajada más larga de toda la prueba, un total de 15km. Empezamos a descender y vemos otra vez a Jessed, hasta que le damos a la caza. Ahora, los 3 juntos y llegando a Bourg Saint Maurice, donde está el avituallamiento del km51, las cosas se han puesto más divertidas. Nos hemos alejado un poco más del grupo de atrás, pero aún queda mucha carrera y puede pasar de todo. En el avituallamiento de Bourg Saint Maurice como bien para coger energías: arroz, jamón, sandía, chocolate,.. los 2000+ que vienen ahora bien merecen coger fuerzas!
La subida hasta Passeur Pralognan será larga y nos llevará tiempo. “ Iré xino xano”, le digo a Marta antes de lanzarnos para arriba. Y así es; voy subiendo a ritmo pero sin vaciarme ya que sino no llegaré con fuerza arriba, pero cuando me doy cuenta he dejado atrás a Yeray y Jessed. Con la ayuda de los bastones sigo con el ritmo y cada vez me distancio más de ellos, hasta el punto de perderlos entre el zigzag que seguimos dentro el bosque. Me encuentro en el km54 aprox., queda más de la mitad de la prueba y voy en solitario. Me arriesgo?? 
Como que no tengo nada que perder me pongo el “mono” de trabajo y me lanzo a por la carrera. Paso por el avituallamiento de Fort de la Platte, km 56, y me remojo entero ya que voy seco; el calor empieza a hacer presencia. Entrando en alta montaña disfruto mucho más de cada sendero, de cada piedra y también de las vistas del Montblanc. Hasta Cormet de Roselend me lo conocía todo ya que lo había entrenado días previos; venía una subida constante hasta Passeur Pralognan y luego descendíamos por un tramo muy técnico, con cuerdas de seguridad hasta el avituallamiento. Entré al avituallamiento animado y hambriento, así que aprovecho para comer un poco.
Empiezo a subir Col de la Sauce a trote por una pista ancha hasta enlazar con un pequeño sendero tapado por hierbas, mientras me voy girando para poder ver al 2º clasificado, pero de momento no veo nada. Aún me siento bien físicamente y con un entorno espectacular empiezo a descender hasta La Gitte, km 74. En este descenso se atraviesan algunos ríos y se rodea una montaña de auténtica piedra, belleza en estado puro. Llego bien a La Gitte, con ritmo y animado, pero no me esperaba lo que venía después... qué subida interminable!! Mi mente empezó a hundirse poco a poco y las ganas de correr desaparecieron por momentos, así que decidí andar durante un rato. No veía nadie a lo lejos, por lo que me senté en una piedra durante 40 segundos cronometrados, y disfruté del momento...
Llegando a Col du Joly todo parece más cerca; estoy a unas 4h de meta y esto me da fuerza! En el avituallamiento cargo la despensa de comida y también los bidones para poder bajar hasta Les Contamines con garantías. Ya llevo 86km y comer bien me ayudará a llegar al final con más garantías. La bajada me sorprende porque da más vuelta de la cuenta y se me acaba haciendo larga. La bajada la hacemos por bosque y por sendero entre raízes hasta coger una pista ancha y aburrida que nos acercaría hasta Notre Dame y Contamines.
Contamines, km 95, era mi último avituallamiento con asistencia de Marta y el último “push” para hacer frente a las dos últimas subidas de la TDS. Llegué vacío por la larga bajada ya que intenté apretar un poco para tener un mayor colchón en la subida que venía ahora, así que no tuve otra opción al llegar al avituallamiento que sentarme y decirle a Marta: “estoy trinchado”. Mi mayor ventaja no eran los 30 minutos de margen con Yeray, en esos momentos segundo, sino que Marta consiguió que saliera otra vez animado y con fuerza, y eso sí que es importante. Comer bien, beber, refrescar la mente y salir de nuevo; cuatro pasos que seguimos de manera cautelosa.
Inicio la subida a Chalets du Truc y Col de Tricot con dolor en las piernas pero toca tirar para arriba. La subida se me hace un mundo pero no puedo dejar de caminar, hoy no. Me estoy imaginando Chamonix de aquí 3 horas, cada vez está más cerca pero si ahora fallo lo puedo echar todo a perder. Llego al final del primer tramo de subida e inicio el pequeño tramo de bajada que me llevará a hacer la última subida, entrenada días antes. Pero nada es lo que parece después de 100km....
Mis ojos miran hacia arriba y mi mente refleja una pared, imposible para mis piernas. A modo caminante inicio la subida de zig-zag y me es complicado trotar en los tramos menos técnicos, estoy cansado. A media subida me encuentro un chico de Barcelona y me hace cambiar la visión de las cosas, como cambia la mente con un poco de conversación! Comienzo a sentirme mejor, cansado pero almenos con la mente abierta, y cada vez veo más cerca la cima y la gente que está allí animando. Al coronar me siento aliviado y sin perder tiempo me lanzo trialera abajo para llegar a Les Houches.
Me vuelvo a sentir corredor y me siento ágil bajando. Desciendo rápido recuperando algo de tiempo perdido en la última subida y cuando piso Les Houches la piel se me pone de gallina. Muchísima gente está esperando nuestra llegada e intento llenar agua y salir a por los últimos 7km hasta Chamonix. 
El llaneo hasta el pueblo de Chamonix se me hace eterno, acompañado de un bloqueo de la pierna derecha, pero en mi mente solo se escucha una cosa: “tengo que llegar”.
“Dos km y ya has llegado”, me dicen entrando a Chamonix. Esto lo tengo a tocar y ahora ya sí que siento que puedo ganar la TDS. Qué carrera pero qué contento que estoy!! La llegada es única, irrepetible. Me siento lleno y fuerte, pero los últimos 150 metros me detengo y los disfruto. La verdad que es la mejor llegada que nunca he tenido, no tan solo por la posición y el tipo de carrera, sino por el ambiente único que se vive en Chamonix y también es el mejor deseo que tenía esta temporada y lo estoy a punto de conseguir! Hago la última curva y allí está, el arco de la UTMB!! La música, Depa al micro, el público y Marta al fondo... no puedo pedir nada más. Llego a meta muy contento, feliz pero a la vez pensativo. Miro al cielo y casi lo toco, mi amigo y que siempre estará conmigo corriendo, “Adrià, això és per tu, aquí, amb el teu Montblanc al darrere, ens tornem a veure".
La persona más importante que tengo en mi vida estaba conmigo y lo ha estado siempre, ella es Marta y es mi secreto en cada carrera. Me hace los avituallamientos y sobretodo me da el equilibrio que necesitamos cada día. Sin ella no podría hacer frente a este tipo de pruebas y menos aún podría ser feliz, y esto es lo más importante. Moltes gràcies Marta per fer-me sentir el que sento, ets les meves cames en les curses i ets el meu somriure fora d'elles. T'estimo!
Después agradecer a los sponsors: Compressport, Empower by Privylife, Duldi, North Face, Nathan, 32Gi nutrition y Rudy Project. Suerte tengo de tener vuestra ayuda, sea cual sea, y también me siento un afortunado por poder correr con vuestros productos ya que son los mejores que puedo usar, muchísimas gracias!!

También agradecer a mi entrenadora Laia Diez una vez más por cuidarme tan bien y hacer de esta temporada una temporada llena de ilusión y buenos resultados, estoy muy contento! Hace ya dos años que trabajamos juntos y cada día me gusta más que me des caña, no me canso de hacer lo que me gusta y esto es gracias a ti también! Agradecer a Enric Violant por poner a puntos las plantillas para correr y Marta Ausiró, mi nutricionista, con la que he conseguido seguir unas buenas pautas nutricionales y un buen equilibrio para llegar al 100% en cada carrera.

Os dejo el vídeo de la llegada, espero que os guste!!

https://www.youtube.com/watch?v=i_YAX_jUCkA

Ahora toca volver a entrenar y prepararnos para la última prueba del año... en breve os informo!!

*Seguim entrenant*

5 comentaris:

  1. Un relat brutal! Felicitats per la carrera. Gas!

    ResponElimina
  2. Yo, que voy para 46 ya, cuando sea joven quiero ser así. No quiero tus triunfos, ni tus medallas, porque esos son tuyos y nada más que tuyos Pau, pero quiero ser capaz de correr así, tirando al frente con los ojos cerrados pero sin dejar de mirar a los lados y disfrutar de todo lo que le rodea. Y sabes que no me refiero solo a competir.
    Me alegro por la gente que tienes cerca. Pueden estar tranquilos de acompañar a una persona que sabe compartir y si no comparte no disfruta.
    Y por ti... bueno, por ti también me alegro ;-).

    ResponElimina