divendres, 28 d’abril de 2017

2º en MIUT - Madeira Ultra Trail 115km 7200+

"Tengo que cerrar ese círculo que no pude completar hace 1 año; y la ocasión se lo merece. Llego con ganas y motivado, me conozco parte del recorrido y además esta vez estarán mis padres junto a Marta. 
Miro a mi lado mientras sincronizo el reloj. La pantalla empieza a dar vueltas y capta el satélite; ya lo tengo ok. 
Ahora es momento de dejarme llevar, y con apenas 1 minuto para el inicio empiezan mis saltos pertinentes ya típicos en cada carrera. Todo preparado, la noche será larga e intensa... seguro que habrá una lucha sana entre todos los corredores, estoy a tope!!"...
Hay ocasiones en la vida donde las cosas no salen como uno desea, y en algunas de ellas hemos de levantar el pie del acelerador porqué: "Hoy no es el día". Hace 1 año me pasó lo que nunca queremos que pase; tuve que parar y abandonar. Era aquí en Madeira y no pude evitarlo. Corriendo me sentía sin fuerzas ni ganas, prefería ir al hotel a dormir y pensar en mi principal objetivo que era Australia. Si eso no fuera poco, en una bajada noté un tirón en la rodilla, y eso ya fue el agua que colmó el vaso. Cuando decidí abandonar esa MIUT realmente estaba aprendiendo mucho, aún que acompañado de lloros, ya que también hemos de aprender a perder. 
Dentro de mí tenía algo que me estaba empujando muy fuerte: quería volver a Madeira para terminar aquello que empecé! Venía con ganas y porqué no, hasta con un pelín de rabia, pero también sabiendo de la dificultad del terreno y su dureza. Si eso fuera poco, el nivel de corredores que se presentaban en la línea de salida era de lo mejor visto hasta el momento, por lo que nos presentaríamos a una bonita "batalla". Siempre digo que para disfrutar es mejor hacerlo acompañado de los mejores; esta vez no habría excusa alguna. 

La previa a la carrera fue tranquila y tenía el soporte de Marta y mi família, estaba tranquilo y arropado. Juntos nos dirigimos a la salida de la MIUT y allí ya se palpaba esa tensión de hace 1 año. En la línea de salida corredores como François d'Haene, Xavier Thevernard, Gediminas Grinius, Jordi Gamito, Daniel Jung, Sébastian Chaigneau, Fabien Antolinos,.. un listado largo de corredores de gran nivel!
Ahora es momento de dejarme llevar, y con apenas 1 minuto para el inicio empiezan mis saltos pertinentes ya típicos en cada carrera. Todo preparado, la noche será larga e intensa... seguro que habrá una lucha sana entre todos los corredores, estoy a tope!!
La salida es rápida y en la primera subida por el pueblo de Porto Moniz nos escapamos tres corredores. El ritmo me es cómodo y puedo escaparme en solitario en la primera bajada. Tengo buenas sensaciones y puedo exprimirme en estos primeros compases. La subida larga hasta Fanal la hago fuerte. Llego a Fanal y mi asistencia no está, me comunican que ha habido un control policial y que han prohibido el paso, así que no pierdo tiempo y salgo corriendo para empezar a bajar. Por detrás veo algunos frontales, aproximadamente a un par de minutos. Dormirse en los laureles no es una opción, tengo que apretar en esta bajada que me llevará a encarar la segunda subida de 1200+. La bajada es técnica pero voy cómodo mientras en mis oídos escucho las canciones de mi ipod.
Cruzo el pueblo de Chao de Ribeira a las 2am y hay mucha gente! Increíble ver el seguimiento que la gente hace en la carrera. Sus ánimos me dan alas e inicio la segunda subida con ganas de llegar arribar, pero no será después de un buen rato que no llegaría hasta Estanquinhos. Justo cuando estoy llegando al avituallamiento (km29) veo una luz detrás mío que se va acercando hasta que me da caza...
François d'Haene lo tengo detrás, nos saludamos y seguimos corriendo hasta el avituallamiento.
Hacemos el avituallamiento rápido y empezamos el descenso hacia Rosario. La bajada es larga, de unos 8km, y el terreno es rápido pero al mismo tiempo técnico. Pasamos por una zona de piedras donde mis tobillos hacen bailes peligrosos y más tarde nos adentramos en una zona boscosa con un sendero precioso. Antes de llegar a Rosario tengo 3 caídas, una de ellas donde caigo dentro de una riera y me hago daño. Noto en la rodilla derecha una frescor, y no es precisamente del agua de la riera, sino más bien de la herida que me acabo de hacer. Llegando a Rosario recuerdo perfectamente la sensación de hace 1 año en este punto, donde decidiría abandonar, pero hoy me encuentro bien y corriendo con un TOP. Además, voy con un paso delante de él y esto aún me da más fuerzas y confianza. Llegamos a Rosario y casi ni paramos, llenamos agua y seguimos dirección Encumeada. Encaramos una subida que la hacemos corriendo en su mayoría, aún que pique en las piernas creo que estamos haciendo un esfuerzo que dará sus frutos. Llevamos un maratón y es importante que los perseguidores no nos vean, que se piensen que estamos lejos.
François mide 1,92m mientras que un servidor 1,71m.. una diferencia que también está en la zancada. La técnica de subida en d'Haene me hace parar atención hasta que le digo: "lo mejor de este tipo de carreras es que aprendemos mientras disfrutamos". Su sencillez en la técnica y su nitidez son perfectas, por lo que nos vamos relevando para empujar cuanto más en este tramo. Llego entero a Encumeada (km46) y es importante llegar igual hasta Curral des Freiras (ecuador de la prueba). La subida constante nos llevará a superar 600+ en este tramo para después descender otros tantos hasta el avituallamiento. En estos momentos estoy disfrutando mucho, el camino es en ascenso pero podemos correr, y se va combinando con tramos en llano y alguna bajadita para recuperar fuerzas. De lejos nos fijamos en un frontal, debe ser el 3ro pero está lejos. 
La señora naturaleza me invita a detenerme en la bajada hasta Curral e invito a d'Haene a seguir, no es necesario que se espere en esta situación. Más tarde lo alcanzo y llegamos juntos de nuevo al avituallamiento. Importante detenerse para coger fuerzas, ahora viene lo peor!
Llevamos casi 7h de carrera y es ahora donde tenemos que apretar más los dientes. En este avituallamiento (Curral des Freiras) nos hemos detenido a reponer alimento y coger aire; y al salir nos cruzamos en la carretera con el Thevernard, Grinius y Gamito. Aproximadamente les llevaremos unos 10 minutos de ventaja, tiempo no suficiente para relajarse. La carretera para enlazar con la subida se me hace eterna; una subida constante donde corremos sí o sí para evitar que nos vean cerca. 
Al empezar la subida hasta Pico Ruivo tengo la sensación que François me apretará, y un poco más tarde no me equivoco. En el km65 d'Haene me adelanta y aprieta un poco el paso. Lo aguanto y cruzo los dedos para que no apriete más, si lo hace no arriesgaré ya que aún queda carrera. Sin ir más lejos, en poco más de 5 minutos me ha sacado algunos metros, y cuando pasan 10 minutos me lleva una curva de ventaja. Sé que se va y no intento darle caza, esto significaría un suicidio para el final de la prueba. Sigo con mi ritmo marcado pero intento darle un plus extra ya que Xavier Thevernard sé que sube muy bien y seguro que aprietará en este tramo. 
Voy llegando a Ruivo superando los escalones que hay en el recorrido y aprovecho para mirar atrás y comprobar que efectivamente Xavier está lejos, no lo veo. Paso pico Ruivo y recuerdo el Trail Camp que organicé con Privylife hace un par de meses... bonitos recuerdos que siempre ayudan a apretar un poco más!
De pico Ruivo a pico Areeiro las escaleras son las protagonistas. Son unos 5/6km de escaleras 100%, por lo que cuesta correr. El desgaste muscular es importante pero las vistas son espectaculares. Estos paisajes son impagables, merece la pena el esfuerzo para poder ver esto y saber que has llegado al punto más alto. Llegando a Areeiro se ve mucha gente esperando nuestra llegada, supongo que d'Haene lo ha hecho hace unos minutos, y es cuando entonces mi madre me recibe a mitad de camino animándome. Denoto en sus ánimos mucha alegría de verme allí, ella también sabe que es un punto importante, y así me lo hace saber Marta al entrar en el avituallamiento. "Pau, molt bé segueix així, tens el François a 6 minuts i vas bé. No t'adormis, ara ve baixada i t'agrada! Tu pots, ja hem borrat la part de pujada, i recorda que en Xavier també baixa bé. T'espero al següent, va surt!". Hay veces que me pararía en los avituallamientos tranquilamente, suerte tengo de Marta que me espavila en más de uno. Cargo bidones y empiezo el descenso hasta el siguiente punto, Ribeiro Frio. 
Este tramo se me pasa rápido excepto algún repechón que hay en el camino, pero sin casi esperarlo ya estoy subiendo la subida que me llevará a Poiso... y esta sí que se me hizo eterna. Una subida de casi 600+ pero en pocos km's, y además con un último tramo de falso llaneo en subida que te obliga a correr pero te castiga demasiado. Llego a Poiso un pelín cansado ya, he acumulado 90km y todo el desnivel de la prueba (7100+) y únicamente restarán algunas subida cortas pero poca cosa; ahora vienen 25km de correr! 
Mi estómago hoy no está fino, no puedo comer como tenía planeado, por lo que ahora tiraré más de geles hasta el final. D'Haene parece haber puesto la directa y creo que me será imposible atraparlo, mientras que por detrás Thevernard lo tengo a 8 minutos, ventaja no suficiente. 
En los últimos 25km aprieto todo lo que puedo y sé que llegaré vacío a meta. Voy eliminando km's y mantengo la distancia con Xavier. Los últimos 15km se me hacen eternos vordeando las montañas cercanas a Caniçal y Machico; una zona preciosa pero con tantas horas de carrera y los km's que llevamos acabo odiando este sendero. Miro el reloj y voy a ritmo de 4:15'/km, tengo la sensación de ir a un ritmo bueno para evitar sorpresas. 
Llego al último avituallamiento seco, totalmente seco. No he parado en el km100 y este último está en el 101... me vacié a medio camino y el sol está pegando fuerte. Al llegar al último avituallamiento me lleno de agua y tiro hacia meta. No tengo rampas ni nada por el estilo, pero mis cuádriceps están castigados y me duelen. 
Con más pena que gloria hago la bajada por campo que nos lleva a la playa y en los últimos 500m. Escucho por megafonía el speaker y toda la gente de la zona anima en la llegada. Qué ganas tenía de completar la MIUT y qué contento de hacerlo 2º!!!

El tiempo de 13:28h está genial, había previsto 14h, y supero el récord anterior por Zach Miller en 23 minutos. 
Ha salido una buena carrera y he tenido muy buenas sensaciones. Con gente tan grande como François (y no por tamaño que también) no se puede hacer mucha cosa más. Por detrás entraba Xavier Thevernard, otro de los grandes en el trail running. En 4a posición Gediminas Grinius y por detrás Jordi Gamito.

La MIUT ha sido sorprendente en muchos sentidos; en resultado y también en calidad de carrera. Una prueba que recomiendo porqué se disfruta mucho y terminas vacío. 
El equipo que tuve, como siempre, chapeau!! Mi pareja y mis padres hicieron un trabajo inmenso, estuvieron en todo y no faltó detalle. Es mucho menos difícil correr así, y la verdad que tengo el mejor equipo que puedo imaginar. Para mí hay una cosa más importante que cualquier otra cosa y es sentirme querido, y esto no lo da nadie que no sean ellos. Us estimo!

Ahora a pensar en Transvulcania para el próximo 13 de Mayo. Allí también tengo una cosa pendiente, y prometo cerrar otro capítulo que terminé pero que no pude terminarlo como quería. Así que en menos de 3 semanas estaremos de nuevo compitiendo!!

Hasta entonces...

*Seguim entrenant*

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada