dimecres, 25 de novembre de 2015

Oxfam TrailWalker 100Km - 3er equipo XEmpower

Acababa de disputar la CCC del Montblanc y solo pensaba en el cierre de la temporada con alguna prueba puntual, pero en esa misma semana recibí un email de Compressport que me animaban a participar en la TrailWalker Hong Kong de 100km. Una prueba diferente, en noviembre y en equipo (y vaya equipo me propusieron!) era perfecto para cerrar el año y era imposible decir que no.
La TrailWalker es una prueba solidaria, donde todo el importe de la inscripción va destinado a una causa solidaria. La de Hong Kong fue la primera TrailWalker del mundo en realizarse, ya hace 30 años, y actualmente es una de las pruebas reinas de Asia con más de 4600 participantes. 
El equipo XEmpower-Compressport estaba formado por: Julien Chorier, Yeray Duran, Casey Morgan y un servidor. Para mi un lujo poder vivir esta experiencia acompañado de estos atletas tan potentes, sin duda un premio para terminar la temporada y una gran oportunidad para seguir aprendiendo! Organizamos el viaje con Yeray para poder ir unos días antes, no tener jet-lag, habituarnos un poco al terreno y entrenar un poco por la zona aprovechando también la visita a Hong Kong. El corredor canario, con el que había coincidido un par de veces, es uno de los mejores corredores de nuestro panorama mundial de ultratrails pero por encima de todo es extraordinario como persona, un placer haber tenido la oportunidad de compartir esta experiencia con el y conocerlo un poco más.
Llegamos a Hong Kong justo a inicios de semana y en las primeras salidas trail nos encontramos con un clima totalmente distinto al que estamos acostumbrados, la humedad era exagerada y en la primera subida ya estábamos completamente mojados. Durante los días previos a la cursa tuvimos la oportunidad de realizar algunos entrenamos con Matt de China Mountain Trails, nuestro “gurú” del viaje y al que debemos la suerte de haber podido vivir esta experiencia. También pudimos compartir un entreno con Stone, uno de los mejores corredores de Asia y que nos enseñó parte del trazado de la cursa. Casey llegó a mitad de semana y pudimos compartir un entreno con el,  Julien Chorier llegó justo el día antes de la cursa y no pudimos entrenar juntos, así que el equipo se estrenaría corriendo el mismo día de la TrailWalker. Dos días antes de la salida hicimos la rueda de prensa para los medios de Asia, un día inolvidable por el trato y recibimiento que nos dieron.
Stone, Yeray y yo para entrenar una parte del circuito
Team XEmpower (photo Lloyd Belcher)
Rueda de premsa previa en manos de Active Brands
Llegó el 20N, viernes, día de disputar la TrailWalker. En la salida se encuentran infinidad de equipos, se respiraba un ambiente asombroso, todos sonreían, nos saludábamos con todos los equipos, se respiraba el espíritu no competitivo de la prueba y mucha energía y alegría por recorrer esos 100km de esta prueba solidaria. En la salida coincidimos con el equipo de Stone y los Nepalíes, dos de los favoritos para ganar el Trail. En el equipo XEmpower-Compressport queríamos hacerlo lo mejor posible, como en cada carrera, pero esta vez no había la presión de las cursas del campeonato, esta vez la única presión era poder dar lo máximo para agradecerles a todos los que habían hecho posible que pudiésemos estar en la salida de de la Oxfam Trailwalker. Dan la salida y los nepalís salen disparados, como si de una carrera de 100m se tratara. Poco a poco nos acercamos a ellos y nos ponemos en paralelo. La subida en asfalto nos lleva hasta el primer cruce y nos indican que hemos de coger un caminito a la derecha, parece que ya empieza la montaña…
Oxfam TrailWalker Hong Kong - Team XEmpower
Salida
Primeros metros de la TrailWalker
Nos encontrábamos bien, escapados con el Nepal Team detrás y no nos seguía nadie. Llevamos poco más de 8km y las sensaciones eran muy buenas, todo el equipo XEmpower-Compressport íbamos bien. En nada llegaríamos al avituallamiento donde nos esperaba Eti (miembro de China Mountain Trails) para darnos soporte. Acabamos de recorrer los últimos metros de un pequeño sendero y pisamos de nuevo asfalto; “me es muy familiar, creo que ya hemos pasado por aquí” le comento a Julien. Sin embargo seguimos, y a unos metros más adelante nos llevamos la sorpresa que volvíamos a estar de nuevo en el START POINT!! “Qué hacemos de nuevo aquí?? Hemos hecho un bucle!!” El equipo Nepalí no sabía qué hacer ni tampoco como era posible que después de 9km y 50 minutos estuviéramos otra vez en la salida de la TrailWalker. Al poco tiempo de salir había un desvío y nos indicaron para tomar un sendero donde empezaba una trialera que estaba marcada, por lo que en ningún momento pensamos que íbamos por el camino erróneo (estaba marcado de otra cursa que se había realizado el día antes). Eran unos minutos de incerteza y de ver que volvíamos a empezar de 0 pero con 50 minutos más, pero más allá de venirnos abajo pensamos en todos aquellos que habían apostado por nosotros para tomar la salida de la Trailwalker y que nos estarían esperando a lo largo de los 100km, pensamos en el espíritu de la Trailwalker así que con fuerza volvimos a emprender la cursa. Esta vez, al volver a pasar por el punto donde nos habían indicado por otro camino seguimos recto, ahora con el objetivo fijado en el frente y en ir recuperando el tiempo perdido.
Al paso de nuevo por el punto equivocado
En el equipo queríamos dar lo mejor, queríamos ir a ganar, pero vimos que eso era imposible, aun así nada iba a hacer que perdiésemos la ilusión, Eti y Matt (de China Mountain Trails) nos dieron soporte en los primeros 20km y nos dijeron las palabras clave que necesitábamos: ‘Enjoy it’. Ese era nuestro objetivo, dar lo mejor pero sobretodo disfrutar de la cursa y de la oportunidad que nos habían brindado.
Llegamos al primer avituallamiento con 18km, debían ser 9, y Eti nos acompañó durante un tramo, dándonos ánimos y empujándonos a seguir con fuerza pero sobretodo disfrutar. El equipo Nepalí apretó después de este avituallamiento, pero nosotros seguimos con la estrategia del equipo de seguir con el ritmo marcado al principio, teníamos muchos km por delante. Al llegar al avituallamiento 2 nos encontramos a Matt, nuestro guía y amigo durante toda la semana, y no nos pregunta qué ha pasado… Lo único que nos dice es: ENJOY IT! Su cara de ilusión es mayúscula y la energía que nos habían transmitido los dos nos dieron la fuerza para empezar a correr como nos gustaba de verdad. Habíamos ido avanzando equipos pero aún quedaba mucho camino para empezar a recortar posiciones de verdad. Recorrimos la costa oeste de Hong Kong con playas y senderos a ras del mar, un lugar precioso. Combinamos arena, caminos de asfalto y pequeños senderos, todo ello para llegar al CP3, donde nos encontraríamos a nuestro otro apoyo en cursa: Marta, Alba (pareja de Yeray), Celine (pareja de Julien) y Stephanie (Escapade). Sin duda tenemos el mejor equipo de seguimiento de la prueba! 
Antes de llegar al avituallamiento adelantamos al equipo nepalí, y es aquí donde empezamos a creer en la remontada. Al llegar al CP recargamos nuestra despensa e iniciamos un tramo conocido para nosotros, ya que lo entrenamos días anteriores con Matt, así que teníamos 25km por delante para exprimirnos. En mi caso preferí usar en este tramo los bastones Ferrino por el desnivel que se acumulaba y sobretodo por las escaleras que teníamos que subir, una constante en toda la prueba, pero mi intención era dejarlos en el CP 5. Las vistas son muy bonitas y las bajadas divertidísimas, nos lo estamos pasando en grande! Nos damos cuenta que mientras avanzamos a equipos de la TrailWalker estos mismos nos animan a empujar hacia adelante conocedores de lo sucedido en el inicio, un ejemplo del buen ambiente que se vive en la prueba. El terreno es exigente, con todas las subidas, excepto 1, con las famosas escaleras que puedes encontrar a lo largo del Maclehose Trail, mientras que las bajadas eran en senderos con piedras grandes y caminos corribles. Durante el recorrido nos encontrábamos en otro avituallamiento que nos hacía Witek, otro compañero de China Mountain Trails y amigo que hicimos días antes. Antes de llegar al avituallamiento CP5, donde de nuevo estarían nuestras parejas, avanzamos al equipo Columbia, otro de los favoritos. Al llegar al CP5 nos informan que somos el 5º equipo!! Salimos escopeteados en busca del 4º, pero sabemos que la distancia es importante; el primer equipo nos llevaba 35 minutos y teníamos que tener cabeza para guardar piernas para lo que venia por delante!
Tramo de playa

Típico sendero del Maclehose Trail
Teníamos 15km hasta el siguiente avituallamiento importante, y el terreno, para mí, se convierte en el mejor aliado. Decido seguir con los palos porqué no me molestan en las bajadas, y en las subidas me son de gran ayuda. Excepto los primeros 25km de los 110 que acabaremos haciendo, los demás están siendo increíbles y estamos disfrutando de la experiencia! Miro alrededor y me doy cuenta de que soy afortunado de correr en esta zona y con este equipo, hace 3 años cuando empecé con mi primer trail nunca hubiese podido imaginar estar corriendo una cursa así y menos con los compañeros que tenía a mi lado…
Nos encontramos en el km 50 y me siento muy bien y disfrutando mucho más que en el inicio. La subida, después del avituallamiento era dura y larga, mientras que a nuestra izquierda dejamos la ciudad de Kowlon. Después de 1 hora nos adentramos en la zona de los monos, que ganas tenía de verlos! Nos comentaron al inicio de la prueba que en esta zona era muy común que los monos se lanzaran sobre ti en caso de ver comida, y yo que soy un fan de comer bananas durante la prueba tenía todas las papeletas de hacer alguna serie de más y con algún mono de mochila. Por si acaso, y para prevenir daños mayores, Matt nos acompañó durante los 20km que cruzaban el Monkey Mountain (Kam Sham Country Park). Antes de llegar al CP6 adelantamos al 4º equipo, y llegamos al avituallamiento con energía para encarar los últimos 40km. Cargamos de nuevo con los alimentos necesarios para el siguiente tramo, que sería el más duro de la prueba. Por delante teníamos 10km de subida constante y dura hasta el punto más alto de la TrailWalker, para después descender hasta el CP8 donde encararíamos la última media maratón.
 

Nos ayudamos entre todos para intentar superar cada km, ya llevamos más de 70km. A lo lejos vemos un grupo de corredores, serán los 3º’s? Paso a paso nos acercamos y así es, hemos alcanzado el podio! Los avanzamos e iniciamos un largo ascenso por asfalto de 3km rodeados de monos. Los animales sacándose los parásitos entre ellos mientras nosotros pasamos en medio del camino apretando los dientes. Subimos el Needle Hill, que a mi parecer y recordar, es el tramo más exigente hecho en carrera en estos 3 años; escaleras y pendiente exagerada. Al llegar arriba me detengo, qué vistas! Matt nos indica la dirección a seguir para coronar el punto más alto, así que no nos despistamos ya que el día está anocheciendo. Antes de hacer la última subida, que era la misma que hicimos con Stone días antes en el entreno, tenemos un CP donde nos esperan 2 compañeros de Compressport para entregarnos el frontal. Sin detenernos demasiado en el CP empezamos a subir rodeados de neblina, y a cada paso que hacíamos más se dificultaba la visión. Un estrecho sendero entorpecido por piedras nos dirigió hasta 2km del punto más alto, para después empezar a paso lento este último ascenso por asfalto. Al llegar arriba sentí un gran alivio, creo que todos, ya que el esfuerzo había sido muy grande hasta ese punto, con más de 85km en las piernas y una remontada que nos había desgastado mucho. 
Empezamos el terrible descenso por asfalto durante 5km interminables para llegar al CP8, donde nos esperaba todo el equipo de XEmpower-Compressport. Allí estaban todos: Marta, Alba, Celine, Stephanie, Eti, Witek, los compañeros de Compressport y Matt que llegaba con nosotros. Las caras de cansancio se combinaban con la felicidad del equipo de soporte ya que únicamente quedaba una media maratón sin grandes subidas. Llegué cansado a este punto, con algunos problemas en los pies y con ganas de llegar a meta; los últimos 5km de descenso en asfalto me habían quemado. En este CP8 se quedó Matt y nos acompañó mi buen amigo Eti. Gracias a él mi mente dio un giro en los siguientes 10km para poder encarar los últimos 10km con muchas ganas! Hablamos de la prueba, de vivencias y experiencias varias, y con ello llegamos al CP9, quedando 10km para meta. Pero si todo parecía menos difícil nos comentan que el 4º equipo se encuentra a 6 minutos, y tal cual lo escuchamos dejamos todo y nos lanzamos a por el sendero que nos llevaba a meta. Los primeros km se nos hicieron interminables, todo el rato preguntando cuantos km quedaban. “Ya llevamos 106km, venga que quedan 4”!, comentó Eti, pero justamente después me detengo, no sé qué camino es el correcto. Tenemos frente nosotros una bifurcación, parecido al del inicio y no hay indicaciones. Decido tirar por el que creo que no es para asegurarme que no hay ninguna marca mientras Eti llama a la organización, y después de correr 1km decido volver atrás porque no he visto marca alguna. De lejos escucho Eti que me dice que corra, que el camino era el que creíamos al inicio, así que con las pocas fuerzas que quedan retomo el camino mientras el Team avanza con fuerza. Llegamos a una carretera, parece que nos llevará hasta el pueblo donde está la meta, y así es! Nos quedan 300m y nos felicitamos entre todos. 
La llegada es increíble, gritamos de alegría y alzamos la cinta de meta!! Frente nuestro un mar de flashes nos dejan ver al equipo XEmpower-Compressport y nos abrazamos entre todos, qué experiencia nos llevamos en casi las 13 horas de carrera. La alegría y felicidad no es únicamente para el equipo corredor, sino que todo el Team está feliz y esto nos recompensa a todo el esfuerzo realizado. Ahora la noche era larga, nos íbamos todo el equipo a celebrarlo gracias a Michel de XEmpower.
Meta (photo Lloyd Belcher)
Con mi amigo Casey Morgan

Equipo XEmpower
La experiencia ha sido brutal, la repetiría sin dudarlo un segundo!! Esta era mi última prueba del 2015, pero ha sido la mejor prueba de todas sin duda alguna. Por ser la primera experiencia de correr en equipo, por tener la gran suerte de correr al lado de tres pedazo de corredores y mejores personas; y por todas las personas y amigos que hemos hecho en Hong Kong y que nos han hecho vivir esta experiencia como si estuviésemos en casa y en familia. Ha sido un honor poder vivir esta aventura, pero espero y deseo que sea una aventura con una 2ª parte. Todo esto no hubiera estado posible sin la ayuda XEmpower y Matt (China Mountain Trails), quien organizó esta aventura, sin olvidarme de Casey Morgan que confió en Yeray, Julien y servidor para hacer el equipo. Además, durante todo el recorrido tuvimos el mejor equipo posible dándonos soporte, nuestro Support Team formado por: Marta, Alba Xandri, Celine Chorier, Stephanie Hemshall, Matt Moroz, Eti Rodriguez, Witek Smieszek, Gayle, Sandy Ng, Vivian Ng, Him Leung, Brian Chan, Romain Riche, y el mejor fotógrafo que podíamos tener Lloyd Belcher (www.lloydbelchervisuals.com). Agradecer también a Tiffany Yam y Lo Wai Kin de Active Brands, al equipo Compressport y Michel de XEmpower. Todos ellos forman parte de esta TrailWalker y solo me queda daros infinitas gracias!!!
Ahora cierro la persiana de 2015 en carreras ultra, que ya toca después de hacer 7 en total. Con mi entrenadora Laia Diez prepararemos la temporada 2016 y en breve os presentaré el nuevo calendario para este nuevo año.

Hasta entonces…
"Seguim entrenant"

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada