dimecres, 22 de juliol de 2015

1º en la Ultra Sierra Nevada 102km y 5900+

“Marta, tinc el genoll esquerre amb un fort dolor i no sé si podré seguir”, le comenté al km70. Rápidamente Marta echó mano al Reflex que al día previo había preparado con el material de avituallamiento. Mientras me avituallaba en el Monasterio de San Jerónimo Marta me dijo: “Pau, portes 3 carreres on has pogut donar-ho tot, moltes hores d’entrenament per cumplir l’objectiu, sé que seguiràs i que oblidaràs el dolor per guanyar la prova i el campionat”. De inmediato mi cabeza dio un vuelco; cogí sandía, plátanos y empecé a subir con más fuerza…
Llegaba a Granada para competir en el Ultra Sierra Nevada, sexta prueba de la Spain Ultra Cup (total de 8), y con las ganas de poder sentenciar el campeonato después de las victorias en la Transgrancanaria Advanced, Ultra Serra de Tramuntana de Mallorca y Volta a la Cerdanya. Un total de 102km y 5900+ me separaban de la ansiada meta, no sin antes ascender al Pico Veleta. En setiembre, en una comida con Laia Diez (mi entrenadora) recuerdo comentarle que mi ilusión, después de ganar la Copa Catalana de Ultras, era poder hacer un buen papel en España y si pudiera ser, llegar a ganar la Spain Ultra Cup. Ahora me encontraba en el mejor de los pronósticos, frente a mí la posibilidad de hacer realidad ese sueño que ni me había planteado seriamente.
Recogida de dorsal
La salida era a las 00h del sábado 18 con un total de 850 participantes. Junto a mí tenía la mayor de las ayudas, pues Marta me ayudaría en cada avituallamiento pero al mismo tiempo tenía el apoyo de mis padres y de toda la familia de Marta, no les podía fallar. En los días previos pude ver parte del recorrido y darme cuenta del rompe piernas que suponían los 102km. Con los bastones en mano me dirigí al Paseo del Salón de Granada para empezar este reto. Antes de salir me encontré con amigos, justamente “rivales” en cada prueba, y nos preparamos para el pistoletazo de salida!
El primer tramo era urbano pudiendo ver la Alhambra iluminada desde el mirador de San Nicolás para luego ascender a la propia Alhambra e iniciarnos en la montaña en dirección al Pico Veleta. Las sensaciones eran muy buenas pero no podía esconder los nervios que arrastraba desde hacía un par de días. La cuenta atrás empezó a escucharse entre el público que asistió a la salida y sin darnos cuenta empezó el Ultra Sierra Nevada!
Salida
La salida fue rápida y decidí apretar en el tramo urbano para separarme de los demás corredores y ver quién apostaba para ir delante. Al pasar por la Alhambra iluminada me quedé hipnotizado por su belleza además de recibir el calor de todos los que animaban en los primeros 5km, que eran muchos. Llegando a Cerros del Sol, 1r avituallamiento en el km 9, ya llevábamos 500+, un ejemplo claro de lo que nos encontraríamos durante todo el recorrido. Los bastones me ayudaban a no desgastar en exceso la musculatura y con ellos poder correr más y más rápido. Las sensaciones eran muy buenas pero la prueba había comenzado hacía apenas 1 hora. Dirigiéndome a Beas de Granada, avituallamiento 2, se me pegaron 3 corredores, dos de los cuales hacían la prueba corta pero otro, Antonio Martín del equipo SportHg, corría el Ultra. Después de su 3r puesto en la Volta a la Cerdanya no me sorprendió ver a Antonio, pero sí que me llegó a sorprender el ritmo con el que subía; muy atrevido y fuerte. En las pruebas de la Spain Ultra Cup donde había participado siempre había corrido solo desde los primeros km, me gustaba plantearme el reto de forma individual y esta vez estaba acompañado; nueva experiencia.
Instrucciones de avituallamiento en Aguas Blancas
Las horas pasaron volando, igual que los km, y sin darnos cuenta estábamos en Quentar, km 41 y habiendo disfrutado durante 4 horas y media de una grata compañía. Lo mejor de la ultradistancia es poder compartir esta pasión con amigos y compañeros, llegando a hacer a los acompañantes en amigos. Hasta el momento habíamos superado 2 cortafuegos, un par de campo a través y 2500+ para completar el primer maratón. Las piernas respondían bien y esto era una buena señal. Antonio y yo íbamos primeros con una ventaja de 13 minutos respecto al tercero, y gracias a la velocidad en los avituallamientos perdíamos el menor tiempo posible. En los avituallamientos cargaba plátanos y comía sandía, además de los nutrientes que Sandra Sardina (nutricionista) me había planificado para cada punto.
En Quentar con Antonio
Al salir de Quentar nos dirigíamos a Fuente de la Teja para después ascender hasta Güejar Sierra. Este tramo de 20km exigentes me sirvieron para empezar a hacer la cursa en solitario ya que en la ascensión a los Altos de los Jarales me distancié de algunos minutos respecto Antonio. A partir de este momento sabía que tocaba remar solo y seguir con el ritmo que llevábamos desde un inicio. La subida era tendida y exigente durante 5km hasta descender al avituallamiento de la Teja. Allí no encontré a Marta ni a los míos, y me preocupé ya que sabía que estarían en cada avituallamiento. Seguí dirección Güejar, no sin preocuparme por si les había pasado algo, e intenté desconectar con la música. Eran cerca las 5:45h de la mañana y en poco rato empezaría a amanecer, quería llegar a Güejar antes de la salida del sol. Una imponente subida complicaba avanzar pero con la ayuda de los bastones todo era más sencillo. Dentro de mi cabeza me repetía que los perseguidores, la mayoría, no habían cogido bastones hasta el punto intermedio, ventaja que debía aprovechar en las subidas. Al final de la subida podía ver al primer clasificado del ultra de 61km, cuya cursa finalizaba en Güejar, y me servía de marca para no bajar el ritmo. Después de casi 7km de subir más de 600 metros empecé a descender por un sendero precioso, con la salida del sol y Güejar enfrente de mí. Me dejé caer hasta llegar al pueblo de Güejar donde descansé un poco para alimentarme correctamente.

Llegada Güejar Sierra
Últimos consejos de Marta
Ahora tocaba encarar la parte más dura; los últimos 30km con subida incluida al Pico Veleta. Las piernas empezaban a notar la carga de km, por lo que era muy importante comer y beber mucho. La subida parecía más complicada que alguna anterior, no sé si era por las fuerzas que tenía o porque realmente era así. Sin embargo, y casi sin darme cuenta, llegué al Monasterio de S. Jerónimo, km 73. Este fue el punto clave de la prueba ya que tenía dolores en la rodilla izquierda, empezaba a notar el cansancio por haber apretado en algunos puntos y mentalmente quería terminar para adjudicarme la Spain Ultra Cup. Aun así quedaba hacer la parte más dura de la USN; subir en 19km más de 1800+, todo en subida. El tiempo de paso de los perseguidores se acortó en algunos minutos, llegando a tenerlo en 12 minutos. Recordé las horas de entrenamiento y el esfuerzo de estos meses para conseguir el objetivo, ahora no podía parar ni aflojar, debía sacar las fuerzas de donde parecía no haberlas. 

Dirección Monasterio S. Jerónimo
Decidí correr en casi todos los tramos sabiendo que al llegar a Pradollano el ascenso al Veleta era 80% andando. Tiré de algún gel y sobretodo hidratarme bien. Pradollano parecía no llegar nunca, aun teniéndolo a tocar hacíamos mucha vuelta y mentalmente el ansia se empezaba a apoderar de mis piernas. Las vistas eran espectaculares una vez más, a los pies de Sierra Nevada y con el Veleta enfrente nuestro solamente quedaba pararse a echar fotografías. Inicié la subida al Veleta después de pasar rápido por el avituallamiento de Pradollano. Días previos había hecho la mitad de la subida, así que sabía un poco que me encontraría. Piedras y más piedras en una subida que se hizo larga y dura, teniendo que descender a la mitad de subida para volver a ascender por una zona que parecía imposible. Miré hacia atrás y no veía a nadie, había podido aumentar la distancia y ahora parecía más cerca la victoria. Llegar al pico Veleta fue una explosión de alegría y más al ver allí arriba a Elena y Roger, fotógrafos fijos en la Spain Ultra Cup y creadores del Trail Room.
Llegada Pradollano
Pico Veleta
Llegando al último avituallamiento
Bajada a meta 
Bajé al avituallamiento concentrado para disfrutar de la última bajada. Recibir los últimos ánimos de mi familia en esos momentos fue una inyección de fuerza para encarar esos últimos 10km. La bajada fue espectacular; poder bajar de 3200 metros hasta los 2000 metros de Pradollano permitía correr y a quien le gusta bajar, disfrutar al máximo. Cada vez tenía la llegada más cerca, el sueño de principio de temporada estaba a tocar. Después de unos largos km finales me situé en la recta final donde se oía el speaker. Dejé los palos a un lado para volver a coger esa cinta de meta con la que soñaba los días previos mientras tomaba un buen solomillo en Granada. Ahora ya podía respirar tranquilo y sentir lo que nunca había sentido; levanté al cielo de Pradollano la cinta del Ultra Sierra Nevada!
Meta
En 12:13h completé los 102km y 5900+. Muchos km disfrutando y otros sufriendo, pero todos ellos con la finalidad de llegar a meta y sonreír. Lo primero que hice fue buscar a Marta, la gran campeona de la Spain Ultra Cup, quien me ha ayudado en cada prueba y ha estado día tras día para que pudiera lograr el objetivo. Sin duda que la mayor satisfacción ha sido ver como las personas más cercanas se han involucrado tanto y nunca me han dejado de lado, y esto para mí es impagable. También parte de mi familia estaba presente; mis padres, que son lo más grande que tengo y que tantas alegrías me han dado. Poder ver sus caras de felicidad por algo que haces no tiene precio. Y otro soporte que tuve fue la familia de Marta, que me apoyó durante toda la noche y que me esperó en cada avituallamiento para darme soporte, no tengo suficientes palabras para agradecerles a todos el esfuerzo. Éramos unos cuantos y esto me dio fuerzas para llegar a meta!
Con mis padres
Lógicamente, y como no puede ser de otra forma, Laia Diez ha formado el pilar del entrenamiento y ha sido clave para poder llegar al máximo en cada prueba. Sus consejos y entrenamientos han hecho que cada día me guste más este deporte y pueda hacerlo con mayor seguridad. Laia moltes gràcies per ajudar-me a evolucionar i fer-me créixer amb els teus consells. Una amiga que la tinc com entrenadora, què més puc demanar? Gràcies!

Mi nutricionista que me ha ayudado a saber que comer en cada momento, Sandra Sardina, también se merece mención por hacer posible que compita sin problemas físicos. La alimentación es una parte muy importante dentro del entrenamiento y la competición, y gracias a ella pueda competir y entrenar al 100%. Gràcies!

Felicitar a la organización y voluntarios de la Ultra Sierra Nevada por hacer un gran evento, donde cada detalle estaba calculado y el circuito que consiguieron fue muy duro pero espectacular. Otra prueba de la Spain Ultra Cup que se lleva la palma y que sin duda seguirá siendo una de las mejores de España. Felicidades!

Y felicitar a Victor Bernad y Remi Queral por el segundo y tercer puesto respectivamente. Dos grandes corredores que se han convertido en buenos compañeros dentro este mundillo y que la calidad como corredores la esconden detrás de la gran calidad como personas. Un honor formar parte de este podio que se ha repetido en otras pruebas.
Podio Final
Con Sonia Escoriola, campeona de la Spain Ultra Cup
Ahora toca descansar y seguir disfrutando del trail en vacaciones, para volver a Mont Blanc a disputar la CCC. Cierro esta Spain Ultra Cup cumpliendo el objetivo y acabando muy satisfecho de las 4 victorias:
                            1. Transgrancanaria Advanced
                            2. Ultra Serra de Tramuntana
                            3. Volta a la Cerdanya Ultrafons
                            4. Ultra Sierra Nevada

Os quiero dar las gracias a todos por la motivación y respaldo que me habéis transmitido, creerme que sin vuestra ayuda costaría el triple intentar hacer este tipo de pruebas. Sois muy grandes y espero poder compartir muchos más momentos con todos vosotros!

Hasta entonces...

*Seguim entrenant* 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada