diumenge, 24 de novembre de 2013

3º en la Compressport UltraTrail Collserola 74km

Como es habitual, después de una prueba me animo a escribir sensaciones y vivencias durante el recorrido. Ayer pude vivir una de las mejores experiencias hasta el día de hoy, poder correr por las montañas de "mi ciudad" y hacerlo durante 74km es un lujo. Todo esto, después del sufrimiento y de tantas horas, y poder acabar en 3º, no tengo palabras de lo vivido.

La última prueba del año, la que todos esperamos hacer y poder finalizar. La prueba batía los récords propuestos por la organización, con un total de 1500 participantes en las 3 categorías (74km, 43km y 21km). El frío se había apoderaba de la ciudad, pero esto no era suficiente para dejar de disfrutar. La prueba era la típica ultra de montaña que parece rápida, pero que el recorrido es engañoso. Un rompe-piernas constante hacía que tuvieras que ir rápido pero a la vez cargabas mucho de piernas para poder seguir este ritmo. Subidas fuertes y bajadas técnicas hacía aumentar la dificultad a la prueba.
Perfil de altimetría

Eran las 6:20 de la mañana y ya estaba en la zona de salida, con todos los corredores preparados para empezar esta experiencia a partir de las 7:00 a.m. El frío se hacía presente y la mayoría de corredores optamos por abrigarnos con algún paraviento o chaleco (aspecto importante que luego os contaré). El previo a la salida sirvió para saludar y comentar las sensaciones con los amigos que se había propuesto el reto. El hecho de poder hablar con tus amigos permite compartir entrenamientos, nervios, recibir consejos y sobretodo, recibir ánimos. Pasamos el control de material y ya estábamos listos para empezar. 74km por delante, 2850m d+ y muchas ganas de empezar...
1 minuto para la SALIDA
La salida fue rápida y ya empezaba una subida dura. Éramos un grupo de 10 corredores y nos íbamos intercambiando las posiciones. Los senderos eran estrechos y rápidos, pero al estar frescos la exigencia era mayor. Empezó a salir el sol y decidí desprenderme del paraviento, pero no pude guardarlo en la mochila, hasta llegar al primer avituallamiento. Una vez allí, me detuve y guardé el paraviento en la camelback, y las consecuencias fueron mayores al resultado; ya que me quedé solo. Los otros 9 corredores no se pararon y yo sí, y ya me sacaban 300 metros. Poco a poco me acercaba hasta que llegó un cruce y me perdí. Elegí el camino equivocado, hasta que me di cuenta que debía echar marcha atrás. Volví hasta el punto conflictivo y cogí el otro camino. Al cabo de 20 metros había una marca en el suelo, ahora ya podía seguir con seguridad. Mientras descendía por el camino, el km15, vi al primer grupo un poco más lejos. Cambié el chip de la ultra, decidí pensar mientras corría y me dije a mi mismo: "Has venido a probar como te irá en este Ultra, sabías que venía gente que corre más que tu y ahora simplemente estás tu solo. Te piensas que llegarás a alcanzarlos? Verdad que no? Pues aprovecha para hacer "xino xano" todo el recorrido y disfrutar al máximo".

Foto de Marta en el km17
El camino transcurría en medio de la naturaleza. Tan cerca de la ciudad, pero tan lejos de la movilización. Cruzamos ríos, pasamos por medio de campos abiertos, bajábamos por sitios totalmente verticales, se subían cuestas con la ayuda de las manos.. todo un verdadero ultra para disfrutar. Pasé por el segundo avituallamiento y volví a ver al grupo escapado, seguían lejos pero menos de lo esperado. Apreté un poco para intentar recortar distancias. Subiendo una cuesta en el km25 me pareció ver a Javi Castillo, amigo y compañero de entrenamientos, y se había desorientado. Juntos seguimos los primeros metros hasta que se escapó poco a poco. Esta zona transcurría entre un tramo de asfalto por medio un pueblo, hasta empezar a subir el "Turó de Can Castellví". Otra vez en solitario, subiendo una cuesta prolongada que duraría unos 8km hasta llegar a la cima, para luego descender hasta el punto de avituallamiento (km36). 

Paso por km28
Llegué al avituallamiento muy cansado, en las bajadas notaba molestias en la rodilla izquierda y no podía descender como quería. Al llegar me emocioné al ver a mi hermano. Este punto fue clave, no lo tenía nada claro y sus palabras me dieron muchas fuerzas. Junto a él estaban los padres de mi pareja, que se organizaron todos para darme apoyo en muchos puntos de la ultra y que me sorprendían estando en sitios inesperados. Al salir de este avituallamiento lloré de emoción, de sentirme tan arropado y de la confianza que tenían en mi.
Acompañado de mi hermano y Marta

Recuperando fuerzas
Cuando me marchaba recordé las palabras de Anabel, pareja de Javi Castillo, y que junto a Marta nos estuvieron animando en distintos puntos de la carrera, que me comentó que Javi aún no había pasado. Me sorprendió ya que iba muy fuerte y me sacaba distancia, por lo que supuse que se había desorientado. Quedaban 18km para el siguiente avituallamiento, todo un mundo. La parte más complicada del circuito quedaba atrás, ahora tocaba descender y llanear un poco más. Además ya se había pasado el km35, donde las piernas suelen sufrir más, todo parecía venir de cara para seguir adelante. Caminos y más caminos, zonas muy divertidas para correr donde se tenía que ir saltando obstáculo a obstáculo para continuar, bajadas entre matorrales.. Hacia el km46 escuché unos pasos por detrás, volvía a ser Javi!! Me comentó que se había perdido y siguió como un bestia hacia delante. Iba con un buen ritmo, que ni por asomo podría seguir si quería acabar. Al llegar al siguiente avituallamiento me tomé mi tiempo, aproveché para comer un poco ya que durante la prueba apenas había tomado nada, fallo mío. Rellené la mochila sabiendo que venía una subida muy prolongada y seguí a por el siguiente avituallamiento. 
Control de chip
Recuperando líquidos
Saliendo del avituallamiento
No sabía en que posición iba, ni si tenía a Javi cerca ni si me perseguía alguien por detrás. Como me gustaba correr así!! Quería subir para evitar volver a sentir dolor en la rodilla, y este era el momento. Tocaba preparar un ascenso de 12km para llegar al punto más alto de la prueba, luego quedarían apenas 8km para la meta. Ahora me encontraba mejor después de pasar unos momentos duros, y apreté un poco más el ritmo. En medio camino otra sorpresa!! En media subida me encontré a mi pareja, mi hermana, Jordi y Kun. Qué ánimos me dieron! Creo que fue aquí cuando apreté más en toda la prueba. No me esperaba la presencia de mi amigo Kun, que siempre está apoyándome en todo lo que hago, y con el que he podido compartir más de un triatlón, y los que quedan...

Con mi hermana y Jordi en plena subida
Kun y yo antes de adentrarme en la montaña

Tocaba seguir subiendo, no quedaba otra, pero ahora tenía más energía gracias a ellos. Subí sabiendo que quedaban unos 13km para la llegada, ya quedaba muy poco comparado con lo hecho. La subida, sin embargo, para mi fue la más dura de todas, y suerte de la ayuda de las manos para poder avanzar por estos caminos. Había alcanzado la cima y empecé la bajada, tenía que llegar al último avituallamiento. Hasta el momento no contaba en encontrarme a nadie, pero antes de llegar al avituallamiento me encontré a Javi Castillo. Pasamos juntos el avituallamiento, sin pararnos, y escuché que íbamos 3º y 4º. No podía creerlo, quedaban 5km y la meta estaba al caer.
Paso por el último avituallamiento
Unos días antes tuve la posibilidad de correr este tramo que quedaba, por lo que me lo conocía y donde me encontraba cómodo por la subía que venía. Decidimos apretar al máximo para dar lo mejor de nosotros en estos últimos km's. Después de apretar en la subida y llanear un poco hasta encontrar la bajada hacia la meta, me llené de energía. Visualicé Can Carelleu y comencé el descenso hasta la meta. La llegada fue muy emocionante, había mucho público que no paraba de animar a los corredores, y como no mi familia se encontraba allí. Llegaba 3º, algo que no me imaginaba al comenzar la prueba, pero el esfuerzo mereció la pena, estaba muy feliz!!

Llegando a meta!
En la meta el cansancio se hace visible
Comentado la llegada con los amigos de Compressport
Emocionado junto a mi hermana
Con mi amigo Javi Castillo
Felicitar al ganador de la prueba, Toti Bes, que marcó un ritmo espectacular desde el inicio, y a Pau Zamora, sorprende su capacidad de adaptación en su primera Ultra que disputaba. Fue un orgullo poder compartir el podio junto a estos dos grandes deportistas.

Podio

Resultado personal
Clasificación general
También felicitar a Djanina Freytag y Salva Millán por sus respectivos podios. Djanina finalizó el Ultra de 74km en 3º posición femenina, mientras que Salva también logró un 3r puesto en el Trail de 43km. Dos otros grandes deportistas que prueba tras prueba demuestran su calidad!

Con dos grandes!
Felicitar también a mis primos que corrieron esta prueba y que los 3 finalizaron con un muy buen resultado. Además, todos los amigos que participaron y que finalizaron se merecen el reconocimiento de todos, ya que presentarse en la salida y finalizar es un verdadero logro que no se consigue todos los días, por eso FELICIDADES!

Pero sobretodo, y por suerte de todos los corredores, los voluntarios y la organización hicieron un trabajo excepcional. En cada avituallamiento y en los puntos de control la atención por su parte fue máxima y todo estaba muy bien organizado para que funcionara perfectamente. Es de agradecer poder contar con la ayuda de estas personas que voluntariamente ayudan a que los demás podamos competir, y esto es genial!! Muchísimas gracias!

Y por último gracias gracias gracias a mi pareja, sus padres, Aina, Francesc, Jordi, Kun, Anabel y amigos que se acercaron en cada punto para darme apoyo. Es un tópico, pero es cierto, sin ellos estoy seguro que en algún momento me hubiera sentado. Qué importante es tener a los tuyos tan cerca en estos momentos!! Por ellos y a todos vosotros, muchas gracias por estar allí!

La última prueba del año, con un resultado más que bueno y con muchas ganas de seguir entrenando. Hasta el 2014 toca un merecido descanso y volver al 100% en el nuevo año.

*Seguim entrenant*

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada