dimarts, 29 de juliol de 2014

1º en el Ultratrail Cadí, 80km 5400+

Este fin de semana, antes de iniciar las esperadas vacaciones, he podido disfrutar del Ultratrail del Cadí, la cuarta prueba puntuable de la Copa Catalana de Ultradistancia. Tenía muchas ganas de poder correr por el Cadí, zona que aún no había podido entrenar, y la verdad que ha sido una gran suerte haber podido participar en esta prueba. Nombres como Joan Salamaña, Alex Izquierdo, Juan José Oliva, Marc Balañà, Daniel Aguirre,.. hacían presagiar una gran prueba. Una prueba exigente que concentraba gran parte de su desnivel positivo en los primeros 30km, pero que después se convertía en una prueba complicada de correr por sus constantes rompepiernas, con lo que se debía mantener las fuerzas esperando una subida repentina.
Recogida de dorsal

La salida era a las 6 a.m., y aunque parezca que es muy temprano, que lo es, creo que fue un gran acierto ya que se evitaron las horas de más calor. Con el apoyo de Marta, Aina y Jordi, nos dirigimos a la salida para empezar el Ultratrail! El cuerpo estaba despierto, pero aún quedaba por ver si las piernas responderían como quería. Antes de empezar aproveché el momento para saludar a los amigos de este pequeño mundo del trail, y de esta forma prepararnos para iniciar la prueba. Sin frontal para no perder tiempo en guardarlo más tarde, y con los palos en las manos, empezamos a escribir nuestra propia historia del UltraTrail Cadí...
Previa salida
Las salidas de 80km y la de 42km se hacían de manera conjunta, por lo que era peligroso seguir la estela de los cabeza de carrera, ya que posiblemente serían corredores del maratón. En el primer km ya me junté con Alex Izquierdo, corredor del Ultra, y después de unas breves presentaciones, seguimos conjuntamente para marcar el ritmo de la prueba. Fuimos ascendiendo con precausión y sin asumir muchos riesgos en cuanto al ritmo de subida, pues teníamos por delante la ascensión hasta coronar la sierra del Cadí. Al km 5 se unió Joan Salamaña, claro favorito y gran compañero. El cuerpo estaba despierto, realizaba paso tras paso, pero parecía que las piernas seguían durmiendo plácidamente sin querer despertar. No fue hasta pasada la hora y media que no noté respuesta positiva y me sentí mejor corriendo. Los tres seguimos la ascensión, pero seguidos por Juanjo Oliva muy de cerca. Mientras íbamos sumando desnivel, podíamos compartir la espectacularidad del terreno y las maravillosas vistas que estábamos viendo, habiendo superado las nubes que quedaban en nuestros pies y toda la sierra que nos rodeaba.
Primeros km's
Coronando el Cadí
Llegados al km24 podíamos ver todo el entorno que nos rodeaba, con el Pedraforca a nuestra derecha y toda la sierra del Cadí en el fondo. Me plantee la prueba en tres partes; primero un ascenso de 25km's, después un llaneo de aproximadamente 12km's y como tercer tramo un descenso prolongado con alguna subida entre medio, pero el terreno fue totalmente distinto al planteado. Cuando ascendimos estos 25 km's de ascensión constante, parecía llanear pero el terreno volvía a ascender, y así durante 12 km's, hasta llegar al avituallamiento de Prat d'Aguiló. Antes de llegar a este avituallamiento realizamos una bajada muy divertida, con un terreno de piedra gruesa que permitía bajar "derrapando", y además de competir estábamos disfrutando mucho del recorrido. Hasta el km 39 la dureza fue considerable, no habíamos tenido demasiado tiempo para descansar piernas y de poder marcar un ritmo rápido, por lo que después de este avituallamiento pudimos apretar un poco gracias a un descenso más prolongado que los anteriores. Quedaban 10km's para llegar a Estana, pueblo donde me esperaba Marta, Aina y Jordi, y ya tenía ganas de llegar para poder verlos. 

El recorrido cambiaba completamente a partir del km40. Si en la primera maratón el terreno era muy técnico, con grandes piedras y un camino complicado para correr, la segunda parte transcurría por más camino de bosque y un terreno más corredor. Antes de llegar a Estana (km49) el calor empezó a ser protagonista de la prueba. Durante el recorrido había acompañado la alimentación con pastillas de sal, que me ayudan mucho a prevenir rampas y problemas físicos, pero una vez aparecía el calor su ingesta debería ser más regular (siempre con cuidado para no perjudicar al estómago). Una larga y dura subida se presentaba antes de llegar a Estana, pero una vez llegamos allí nos tomamos un respiro para recuperar fuerzas gastadas en la primera parte de la prueba. Un avituallamiento muy completo, como todos los demás, sirvió para empezar con ganas los últimos 30 km's. Hasta este momento me sentía bien, con ganas de seguir adelante y poder distanciarnos de los corredores que seguían. 
Llegada a Estana
Alex, Joan y yo refrescándonos para seguir

Estuvimos 4 minutos alimentándonos y bebiendo bastante agua y refresco, y al empezar a correr noté que me faltaban las fuerzas. Preferí ponerme a la estela de Alex y Joan hasta encontrarme mejor, pero creo que al querer recargar mucho de alimentos, mi cuerpo sufrió un bajón general. El camino era corredor en un par de km's hasta iniciar de nuevo una subida, lo que me dio tiempo de tomarme un gel para intentar despertar el cuerpo. Entre los 3 pasábamos el rato charlando de distintos temas y esto siempre ayuda para superar los momentos críticos, así que no costó demasiado superar este pequeño bache, lo bueno era que ya lo había pasado y aún quedaban 25km's. Los descensos eran de unos 2/3 km's, pero los ascensos eran de 5/6 km's y con un positivo de 400 metros, por lo que en muchos momentos corrías lentamente ya que el terreno te lo permitía, pero sabiendo que esto era un gran desgaste para intentar marcar un gran ritmo final. 

Pasamos el avituallamiento de Ansovell sabiendo que quedaba media maratón por delante y que los últimos 10km's eran de bajada. Aprovechamos para cargar las últimas fuerzas y una vez más recibí los ánimos de Marta, Aina y Jordi que tanto me ayudaron durante la prueba. Los ascensos que venían a continuación los realizamos lo más rápido posible para intentar no despistarnos en tiempo, y siempre teniendo en cuenta los últimos 10km's. La prueba estaba transcurriendo de la mejor forma posible, lo mejor de todo es que estábamos disfrutando corriendo un Ultra. Creo que era lo mejor que podía hacer antes de irme de vacaciones, correr sin mirar el reloj y correr por sensaciones. Los primeros 20 km's habían sido duros mentalmente, mirando atrás de vez en cuando, pero desde ese momento me había relajado y estaba corriendo porque me gusta correr, porque disfruto de nuestra pasión y simplemente porque me encuentro a mi mismo en estas pruebas, estaba haciendo lo que me gustaba.
Con Alex llegando a Ansovell
Encarando los últimos 20 km's
Llegamos a los últimos 10km's, pasamos el avituallamiento sin apenas pararnos y nos dirigíamos a la Seu. Marcamos ritmo rápido para intentar llegar lo antes posible, pues podíamos batir record de la prueba. Los 3 iniciamos la bajada hasta la Seu d'Urgell. La bajada fue espectacular, muy rápida y divertida, con algún ascenso corto pero intenso, pero en general muy rápido. Quedaban 2 km's para llegar y nos felicitamos unos con otros por la prueba que habíamos hecho, de principio a fin, sin mirar posiciones, sino compartiendo nuestra pasión, y el final debía ser compartido por todo lo vivido. Cierto es que es una competición, pero competimos porque nos gusta este deporte de larga distancia, y lo compartimos con la familia y amigos, y después de 9 horas y media, acabas forjando una amistad que supera a la competición, y fue la mejor forma de acabar el UltraTrail del Cadí. 
Meta
Emocionante abrazo
Entramos Joan, Alex y yo juntos a meta después de 9:32h, muy contentos y satisfechos por la prueba, el entorno y la gran organización que hubo. Además marcamos record de la prueba, la guinda del pastel. Felicitar a Joan y Alex por la gran prueba que hicieron y sobretodo por lo externo a la competición, ya que te das cuenta que el deporte es la excusa para compartir estos momentos con grandes personas.
Podio final
TOP 10

Después de los problemas que tuve en cuanto a la alimentación y deshidratación en la Nuria-Queralt, esta vez inicié la prueba concienciado que debía mantener una buena hidratación y orinar alguna vez durante el recorrido para evitar problemas en los riñones y posibles sustos.

Destacar la organización, recorrido, avituallamientos, trato recibido, y todo lo que rodea a esta competición. El marcaje del recorrido  muy bien señalizado, estaba estudiado al milímetro, no hubo ningún problema. Los avituallamientos muy completos todos, con alimentos y bebida en cada uno de ellos, excelente. Los voluntarios ayudaban en todo lo que podían y eso siempre es de agradecer, muchas gracias.

Donar-vos les gràcies sobretot a vosaltres; Marta, Aina i Jordi, per la gran matinada que vàreu fer dissabte i per la paciència en quan les gairebé 10 hores que va durar tota la prova. És un goig i ho valoro molt poder tenir sempre les vostres paraules d'ajuda, per a mi és clau per a seguir endavant. Com a mínim vam poder sopar bé, això no ens ho treu ningú!! Moltes moltes gràcies de veritat!
Agradecer a todos los ánimos recibidos, que siempre ayudan a empujar cuando uno más lo necesita, especialmente a Kun que estuvo a la llegada de meta y me hizo mucha ilusión. 

Agradecer a Compressport, Haglöfs, Duldi, Nathan y a Isostar por la ayuda y para facilitarme tanto las cosas, siempre es un lujo estar rodeado de los mejores!!

Fue un buen paso hacia la Copa Catalunya de Ultradistancia, quedando aún el Ultratrail de Comptes d'Erill. La prueba es en setiembre, así que este Agosto servirá de recuperación de las pruebas hechas hasta entonces y preparación para afrontar el último reto de la temporada.

Hasta entonces..

*Seguim entrenant*

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada